Comentarios

Elena

Me gustaría contar mi experiencia con la Dra. Li. Hace un par de años, tras haber sido madre mediante reproducción asistida, debido a una endometriosis severa, acudí al Instituto porque me habían vuelto a diagnosticar quistes endométricos y tenían que operarme de nuevo. La calidad de vida entonces era pésima: siempre cansada, anemia, reglas muy dolorosas y abundantes, montañas de analgésicos y una tristeza infinita por tener que volver a pasar por quirófano (era la cuarta vez que tenía que hacerlo).

En la primera cita la Dra. Li me dijo que estaba bloqueada. Y lo estaba, ese era mi diagnóstico. Solo pensaba en la operación, en todo lo que se iba a ralentizar mi deseado segundo embarazo y el cansancio físico que me tenía agotada. Li me marcó unos cambios en mi alimentación y comenzamos las sesiones de acupuntura y moxibustión. Para mí todo era nuevo, y el punto de escepticismo hacia esas técnicas desapareció tras la segunda sesión. Poco a poco me sentía mejor, era algo inexplicable. Pensaba que podía ser auto sugestión, pero tras la primera regla, corta e indolora (no tuve que tomar ningún analgésico, cuando antes tenía que atiborrarme) vi que aquello funcionaba. Li me hablaba de regulación hormonal, y así era, todo iba siendo como tenía que ser: reglas puntuales e indoloras.

Los quistes seguían ahí, eran demasiado grandes y la operación estaba programada: martes, 14 de marzo. Me sentía bien, como en mucho tiempo me había sentido, pero estaba avocada a operarme. Y ahí, tras tres meses de tratamiento con la Dra. Li ocurrió lo más maravilloso que podía ocurrir.

El viernes antes de la operación, a cuatro días de la misma, y tras un retraso sospechoso, descubrimos que ¡estaba embarazada! de modo natural, justo como me había dicho que iba a ser prácticamente imposible debido a la endometriosis.

Inés nació en noviembre de 2010, tras un embarazo estupendo y es una niña sana y preciosa. Su padre y yo no podemos expresar con palabras el profundo agradecimiento a Li, su terapia, su modo de hablar, su tranquilidad y sus constantes ánimos que fueron la clave de ese embarazo.

Gracias, Li, en nombre de esta familia de cuatro.

Bernardo

Gracias Li por el bebé que estamos esperando.

Gracias además, por haberlo hecho en tan solo tres meses cuando sabías que el tiempo era fundamental.

Gracias Li también por el equilibrio, tranquilidad y confianza que has conseguido de nuevo reestablecer en nuestras vidas.

Nosotros, depositamos en tí toda nuestra confianza y toda nuestra fe y, tú, nos has dado la chispa de la vida, aquello que llevábamos esperando y deseando desde hace más de dos años: un bebe y además, de manera natural.

¡¡¡Siempre, siempre, siempre te estaremos agradecidos¡¡¡.

P.d: Ojalá que muchas, muchas más personas tengan la oportunidad de conocerte y beneficiarse de tu: sabiduría, tu gran constancia, tu ánimo y, la gran virtud que te ha dado la madre tierra y el universo en forma de energia que posibilita a los que se acercan a ti: el recuperar el equilibrio físico y mental necesario y, la confianza para conseguir todo aquello que te propongas de manera tan natural como es el tener un bebé.

Paola

Conocimos a la doctora Li a través de una doctora del Hospital La Paz, nos recomendó ir ya que mis probabilidades de quedarme embarazada eran ínfimas. Habíamos iniciado un ciclo de FIV que falló por baja respuesta, mis ovarios estaban muy dañados por la endometriosis severa que sufría, y mi reserva ovárica era muy baja. Después de dos operaciones y una ligadura de una de una trompa, en la seguridad social me dijeron que con mis 33 años no podría tener nunca un hijo biológico, que mi única opción era la ovodonación.

En ese punto, ya llevaba tratándome la doctora 4 meses. Para mí fue un cambio de mentalidad muy grande, la doctora Li no trata enfermedades, trata personas, y cada una somos diferentes, cada semana siempre que me tumbaba en la camilla, era la única persona que conseguía ver a través de mi sonrisa la pena que llevaba dentro, los dolores que sufría a diario...

Cuando le conté a la doctora que me habían desahuciado en la seguridad social y que estábamos buscando una clínica privada, me dijo que la diera dos meses, que no hiciera nada. 

Confiaba tanto en ella, que hablamos mi marido y yo y así hicimos, simplemente hice todo lo que ella me dijo. 

Pasado un mes y medio, la doctora Li como todas las semanas y calculando mi ciclo menstrual, me hizo preguntas de cómo me encontraba, y aún lo recuerdo como si fuera ayer, me dijo que no viniese a verla a no ser que me viniera la regla, yo salí de allí pensando ¿por qué?, ya que ella me citaba semanalmente. 

A la semana siguiente la regla no bajó, lo cual era raro en mí, ya que lo único que funcionaba en mi cuerpo era la puntualidad de la regla. 

Tenía guardado un test de embarazo digital para el gran día, lo tenía guardado para ese ciclo de FIV que nunca funcionó, y lo hicimos a las 6 de la mañana. 

Y ahí estaba, embarazada de 3 semanas, no nos lo creíamos, todo el mundo nos dijo que no, hasta en 2 clínicas, pero Li me dijo que si, y así fue. 

Ahora todos los días gracias a ella, veo la maravillosa sonrisa del amor de mi vida, mi pequeñín, ya tiene 4 meses, y aunque se adelantó mes y medio, es un bebe gordo y sano, que está deseando conocer a la persona que consiguió que sus padres sonrieran para siempre. 

Os debo mucho, espero que sigáis ayudando con tanto amor. 

Por favor, enviad vuestros comentarios por e-mail, para que podamos mostrarlos en esta sección.
Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Teléfono: +34 91 302 91 46

E-mail: info@institutodeacupuntura.com